Los Viñedos
Los cepajes fueron plantados entre los años 1974 y 1980 "a pie franco" (sin incidencia de porta injertos), lo que permite preservar las características puras del cepaje.
El viñedo es conducido en espalderas, con una densidad de 5.000 plantas por hectáreas y fue acostumbrado a generar raíces profundas lo que permiten prescindir de la irrigación
La edad y la no irrigación permiten un viñedo equilibrado, es decir una planta que en el periodo de madures de su fruta no esta creciendo. Todas sus hojas fotosintetizan en beneficio de los racimos, no hay gastos energéticos perdido en la generación de nuevos brotes.
Dos meses antes de la vendimia se seleccionan los racimos y se modera el rendimiento del viñedo para que en las 8 semanas finales la totalidad del follaje se concentre en beneficio de los restantes racimos.